fbpx

«Me tienes que querer como soy», ¿te lo han dicho? ¿o tú lo has dicho? La escritora y conferencista Thatiana Salazar, a propósito del Día de los Enamorados, nos cuenta la receta de amor infalible. Sigue leyendo…

Quien no es capaz de amarse como es: pesada, malgeniada, pesimista, miedosa, no se acepta ni se ama, pero quiere que otra persona lo haga, ¿qué tal? «Como no me acepto, no es posible amarme y entrego esa responsabilidad a un tercero diciéndole: si me vas a querer, me quieres como yo soy, poniendo en manos de otro la responsabilidad de lo que no soy capaz de darme a mí mismo», asevera Salazar.

Aunque este patrón de conducta y personalidad es el resultado de la información que heredamos de nuestro clan familiar, si tomas la decisión de mejorar tu vida, puedes transformar ese molde. «Cuando deseo, puedo hacer cambios en mi vida, soltar conductas que hasta el momento me han acompañado, desarrollar nuevas habilidades y características de mi personalidad y fluir».

Amor propio

Pretender que otro nos quiera cuando no sentimos amor propio, es como nadar contra la corriente: ¡ámate tú primero! Al amarnos y aceptarnos, nos damos «la oportunidad de ser una mejor persona, así como vivir y ver la vida de forma diferente».

Amar significa aceptar al otro como es, sí, pero sin sacrificar tu amor propio ni atentar contra la individualidad. «Cuando realmente amo a una persona, reconozco y acepto que tiene las características que tiene, y también la puedo ver como esa persona que llega a mi vida para que yo crezca, aprenda, mejore, transforme y cambie cosas de mi vida».

Nos han hecho creer que amar es estar juntos las 24 horas del día, «que tú me perteneces y yo te pertenezco. Estar bajo un mismo techo, compartiendo la misma cama o la misma mesa todos los días, no necesariamente es una relación donde hay pleno amor».

Entonces, ¿qué es amar? «Caminar juntos: yo nutro tu existencia y tú nutres la mía. Aceptarte como eres y estar en plena tranquilidad de consciencia de que si algún día no estás junto a mí, harás lo que te corresponde hacer para tu felicidad, crecimiento y desarrollo personal; no sufro pensando en que algún día no vas a estar ni entro en angustia ante la posibilidad de que esto se pueda terminar», afirma la escritora.

Salazar es enfática al decir que no existen contratos eternos firmados con las personas, pero sí con nosotros mismos. Por ello, el amor propio es la receta infalible que debemos aplicar hoy, mañana y siempre: ¡ámate tú primero y más amor te encontrará!

 Por Dayana Romero